#LoqueSignificaNelsonMandela "Estoy Dispuesto a Morir"
E-Mail:
castro.juanluis@gmail.com

 

Por: Juan Luis Castro Córdoba

Era una calurosa tarde de 1967, uno de los guardias de la prisión Robben, le dijo a uno de sus compañeros:

-¡Voy a regar los arboles!

 

 

A pie atravesó aquellos edificios que ahora son históricos  en dirección a la cantera de cal,  área de trabajos forzados donde se encontraban los prisioneros más peligrosos, a distancia se podían observar como si fuesen calabazas en el piso,  cabezas que apenas sobresalían de la superficie y algunas caracterizadas por el  afro.

El guarda luego de señalar con sus dedos como jugando tinmarin de dopingue se  acercó a la cabeza ganadora, comenzó a desabrochar la bragueta de su pantalón pero a mitad de camino decidió que iba a realizarlo como en su infancia cuando  se orinaba con placer,  sin el morbo de la adultez se bajo los pantalones hasta las rodillas, probablemente para que aquel hombre negro impotente, observara la belleza de sus bolsas de testosterona.

Procedió con cierta elegancia  y agarro el miembro con su mano derecha mientras con  delicadeza levantaba su camisa con la mano izquierda, una descarga de orina despertó al pobre reo que parecía estar embotado con  el calor, sin éxito trataba de esquivar la humillación que caía sobre su cara y pelo churrusco.

Después de terminar y echar los últimos chorrillos intermitentes de orina  que le quedaban, el guarda se empinó un poco hacia delante y sacudió su pene con cuidado de no mojar su pantalón.   

Madiba quien llevaba pocos días en su nueva casa quedo estupefacto y probablemente anestesiado por lo presenciado su mente lo llevo a su aldea en Qunu, en ese momento recordó aquellos años de su infancia cuando las preocupaciones eran cuidar ganado, jugar al balón y ver con sus ojos las estrellas en las noches, todo era inocencia y risas e inicio su afición por aprender la historia de África. Recordó con apego las historias acerca de su padre, quien se dice era tan rebelde como él, probablemente buscando fortaleza para lo que le esperaba.

Luego se vio a si mismo cuando tenia 18 años participando en lo que seria su primera marcha en contra del aumento de precios de pasajes de autobús;  sus primeros pasos en reuniones políticas en donde pudo compartir en el mismo espacio con judíos, hindúes y blancos europeos sin la separación de la barrera del color donde todos se trataban como iguales.  

Nelson Mandela y su encuentro con el apartheid

A su memoria vinieron  sus años universitarios en donde hizo sus primeros pasos  en el Congreso Nacional Africano, fue allí donde conoció el racismo del blanco y del negro.

Empezó a formar una visión de un África para los negros. Sin embargo, fue en 1948 después del triunfo del partido nacionalista (en la que a los negros se les impidió  votar) aprobándose el fatídico “apartheid” que a pesar de que ya existía se fortaleció de manera rigurosa. 

Esta legislación  representaba los intereses de la minoría blanca 20% de la población y dividían a los pobladores de Suráfrica entre negros y blancos. Por medio de esto quitaron la nacionalidad Sur Africana a los ciudadanos no blancos, dejándolos en un limbo jurídico pues según el nuevo gobierno ellos eran ciudadanos de los bantusan lugares que habían sido designados por los blancos dentro de algunas áreas de Suráfrica y que no eran reconocidas por ningún país en el mundo como repúblicas independientes solo  por el gobierno Surafricano.

Hasta 1980 se calcula que causó el desplazamiento mas grande de 3.5 millones de personas de color que fueron sacadas de sus residencias y obligadas a vivir en lugares autorizados solo para los negros, los bantusan.  

Los no blancos no podían tener negocios en las áreas para blancos y eran tratados como inmigrantes en estas áreas, para trabajar debían obtener un permiso de trabajo, los lugares de disfrute públicos como playas, hospitales y hasta los mismos centros médicos estaban dividido de acuerdo al color de piel.   

Las áreas para negros eran más desagradables con pocas oportunidades de empleo, con malas escuelas, malos hospitales y poca  infraestructura muy por debajo de los estándares de las áreas para blancos.

A pesar de la aprobación  de esta ley Mandela continúo trabajando y se dio a la tarea de cambiarla desde el activismo político,  utilizando la resistencia no violenta desde el Congreso Nacional Africano que había aprendido de Ghandi.  

Sin embargo,  las protestas y  manifestaciones no fueron suficiente para evitar los  abusos y cuando no pudo detener el desalojo de Sophia town un barrio tradicionalmente de negros en capetown, cambio de opinión y empuño las armas  después de 20 años de intentar lograr un cambio para su pueblo por medio de la política. Debido a lo que considero en su momento  la única manera de enfrentar un estado opresivo e injusto.

Era un 23 de abril de 1964, cuando Mandela entro de primero a la corte en Pretoria   al ingresar gritó ¡amandla! (poder) y la multitud de negros que estaba dentro de la corte respondió en unísono: ¡será nuestro! Lideraba el grupo de acusados que enfrentaba cargos por comunismo, formación de grupos guerrilleros, posesión ilegal de armas, sabotaje y otros cargos mas.

Cuando el ente acusador en cabeza de emitió los cargos la defensa entendió que no había ninguna posibilidad de salir exonerado de estos, y que la única salida era ganarle a  la pena de muerte. Pero Mandela no le temía  a la muerte sin embargo para él era la oportunidad para explicar el porque de sus acciones y en lugar de limitarse a responder acusaciones donde no podía defenderse con la retorica de la política, decidió leer un comunicado considerado una de sus mejores discursos: 

“…no niego que  haya hecho y planeado sabotajes. Lo hice no con el espíritu de alguien indiferente ni tampoco porque ame la violencia. Lo planee como el resultado de una conclusión sobria y calmada de la situación política  a la que habíamos llegado después de años de tiranía, explotación y opresión de mi gente por los blancos”

La defensa en cabeza de Brian Fisher, estaba muy preocupada porque anticipaban que el discurso leído por Mandela no dejaba espacio para que el juez tuviese compasión, al contrario era una diatriba de acusaciones magistral y elocuente que duró cuatro horas y que que se convertía en una excusa mas para condenarlos a pena de muerte. Su discurso termino así: 

“He dedicado mi vida a la lucha por los derechos de los Africanos. He peleado contra la dominación (racismo) del blanco y contra la dominación (racismo) del negro.  He conservado la esperanza de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía con igualdad de oportunidades. Es un ideal  a  el cual espero dedicar mi vida para alcanzarlo.  Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”

La presión internacional para que fueran liberados a los 27 años de cárcel los vejámenes y torturas a las que fue sometido durante su estadía  en ese infierno, su posterior liberación y presidencia de Suráfrica. El principal éxito de Mandela no fue ser presidente, sino el haber logrado generar un proceso de reconciliación que fue exitoso y que les permitió a los surafricanos negros y blancos mirar hacia delante y vivir en paz.

El estoy dispuesto a morir, era la expresión de una persona que había dejado su ego a un lado, su apego a lo material y entregado a las causas que perduran en la mente de los seres humanos, que se convierten en leyendas contadas por generaciones y que cambia la historia de una nación.  

Era la historia de un hombre que quería morir como los caballeros de antaño,  perecer en el campo de batalla al tiempo que peleaba por los principios más dignos que representan lo que nos caracteriza como seres civilizados.  Por eso la libertad, y la igualdad eran las banderas de sus estandartes.

Mandela no fue un héroe porque sufrió mucho, si de eso se tratara habría miles de héroes en Colombia, sino porque a pesar del sufrimiento al que fue sometido, no cambio sus principios, no se doblego y mantuvo con dignidad y paciencia la defensa por una Suráfrica en paz, una defensa desinteresada por los derechos de los demás.

Me la pase buscando un personaje del congreso o del gobierno nacional que tuviese al menos un 10% de estas características y no puede encontrar ninguno, aunque el conflicto que vive Colombia no es racial, se podría decir que es por un modelo económico y político que ha sido históricamente excluyente, por eso estamos de terceros a nivel mundial en desigualdad, por eso estamos en guerras hace tanto tiempo.

Un país como el nuestro para encontrar un Mandela hay que empezar por buscar  alguien que haya encontrado la paz en sí mismo, la reconciliación y el perdón hacia el otro por el Ubuntu, la libertad y la lucha por la democracia.

Además haber sido víctima de montajes, enjuiciado injustamente, encarcelado y odiado por la clase dirigente y expuesto como terrorista por una potencia mundial.    Yo creo que habido muchos, pero eso es para otro espacio…

Recomendados

  • Emisora-Radio Ciudadana +

  • 'Renacimiento de Colombia pasa por el medioambiente': Wade Davis +

    Por: El Tiempo El antropólogo realiza una investigación sobre el río Magdalena con el proyecto Savia Botánica. Wade Davis nunca Read More
  • Lea por qué elegir a Alexander Durán Peñafiel como el afrodescendiente del año +

    Alexander Durán Peñafiel. Gerente de la ESE Ladera de Cali de 2008 a 2015; convirtió el puesto de salud de Read More
  • Orgullosos por “Malparidos” que somos por nuestro país +

    En un par de días se regó la oleada de mofa por parte de algunos cibernautas, por el triunfo de Read More
  • 1

Escribeme

Comenta sobre nuestro Blog o Articulos.
Estoy de acuerdo con sus terminos y condiciones
Enviando este formulario, usted acepta nuestra politica de privacidad.
powered by fox contact