¿Por qué está fallando el Proceso de Paz?
E-Mail:
castro.juanluis@gmail.com

 

Por: Juan Luis Castro Córdoba

Han pasado más de 100 años desde la guerra de los mil días, posterior a ello se inició una guerra que ha durado más de 5 décadas después del Bogotazo. Si a esto le sumamos los muertos a causa de los carteles de la droga; también podríamos comprender como surgió la degeneración social en Colombia durante los años 60' hasta los 90'.

 

Si acudimos a la memoria histórica podemos notar desde cualquier punto de vista que las confrontaciones internas de diversa índole han dejado una huella grande en Colombia, esta huella ha significado daños devastadores, perjuicios que han cambiado el curso de la historia.

 

 Como la acumulación de tragedias de manera sistemática en nuestra sociedad por los diversos actores de este conflicto (guerrilla, paramilitares, carteles de la droga y fuerzas armadas estatales) que dejaron sobre nuestra sociedad un desastre masivo equivalente a un terremoto grado 10 en la escala de Richter.

Usualmente este tipo de eventos repercuten en las personas como un daño denominado estrés postraumático que en cada persona puede estar relacionado con otros síntomas como trastornos depresivos o de ansiedad.

Investigadores como Volkan, han analizado el tema desde el punto de vista grupal y han llegado a la conclusión de que las sociedades expuestas a este tipo de trauma también experimentan cambios y que de una u otra manera son sociedades traumatizadas y enfermas que presentan problemas identificables.

 

Estas sociedades usualmente comparten creencias y comportamientos a raíz del trauma e inconscientemente pueden obligar y delegar la responsabilidad a su progenie o generaciones futuras de resolver traumas inconclusos. 

El trauma anteriormente mencionado produce cambios incluso en la configuración neuronal del cerebro, sin importar la edad.  Los estudios al respecto  concluyen en  que usualmente  cuando los seres humanos están en situaciones de peligro, redirigen toda su atención con el único objetivo de sobrevivir a un peligro.

Por ejemplo; cuando uno se encuentra una serpiente, no piensa en el significado de la serpiente sino que de inmediato la reacción del cuerpo es entrar en alerta y emprender la huida, después de la situación la persona analiza lo que sucedió, todo porque en situaciones de peligro o 'trauma' el lóbulo frontal queda abolido.

 

El lóbulo frontal es el encargado de racionalizar complejos procesos y situaciones sociales. Cuando una persona se encuentra en peligro extremo  funciona de manera instintiva, el pensamiento complejo desaparece y con él la capacidad de análisis.

Cuando una persona sufre un trauma a tal punto de presentar secuelas usualmente es complejo que pueda funcionar de forma razonable, ya que son los instintos los que priman de forma patológica; derivado a ello se puede llegar a exagerar cualquier situación relacionada con algún peligro.

En Colombia por ejemplo se encuentran comúnmente personas que hacen saltos intelectuales sin sentido. Un prototipo claro es el de aquellos que asocian las pérdidas de la selección Colombia como algo debido a las FARC o aquellos que generalizan en su identificación de peligro a cualquiera que tenga ideas que sean de izquierda y los identifican como terroristas sin ningún tipo de justificación.

Lo mismo sucede con aquellos que identifican  a los grupos de extrema derecha  como el centro democrático como un grupo de paramilitares asesinos. No es sino darse un paseo por las redes sociales como twitter, Facebook e instragram o en su defecto ver los memes que circulan en las redes, para darse cuenta de que hay unas aseveraciones carecen totalmente de veracidad pero lo mas grave es que son ilogicas.

 Para la población colombiana que ha sido traumatizada por generaciones y que ha perdido la capacidad de confiar en sus líderes debido a las continuas muestras de corrupción, es contundente  que el 'trauma' se ha sostenido dentro del tejido social causando una grave secuela que se deriva como la incapacidad de identificar con  precisión y sentido común lo importante de lo que carece de relevancia y la manera erroenea que actuamos como sociedad con respecto a situaciones que nos competen a todos.

En Colombia hay gente que no quiere el proceso de paz, ya sea por conveniencias políticas,  por planes personales o  porque hacer política con muertos es muy fácil y da réditos inmediatos. Sin embargo hay una gran mayoría de colombianos que simplemente están enfermos por la cantidad de violencia a la que han sido expuestos y desgraciadamente su incapacidad es aprovechada por políticos astutos de cualquier lado para pescar en rio revuelto.

 Es así como la propaganda de los que no quieren  o quieren el proceso de paz se beneficia de esta situación y a través del temor instalan mentiras en el colectivo mental de la población. Muchos de nosotros  hemos visto los malabarismos intelectuales de muchas personas  que solo se pueden explicar a través del trauma: “Santos es un comunista de las FARC que llego a la presidencia” y entrego la patria. O “si hacemos la paz el pais va a ser una potencia ”como si el unico problema que tuvisiemos fueran las FARC, al contrario si el proceso tuviera éxito, la atencion se  enfocaria en lo que realmente tiene este pais en el lodo: La corrupcion y una clase politica incapaz. 

Con esto no pretendo disminuir el derecho que tenemos todos los colombianos a quejarnos de las atrocidades causadas por los actos violentos, pero hay que tener claro que muchos de estos gritos que claman justicia  vienen de en su mayoria  de una sociedad  que ha sido traumatizada una y otra vez , y que ha perdido la capacidad de mirar las cosas con objetividad.

 Es por esto que a pesar de tener un país con los índices de desigualdad más altos del planeta, con una economía dependiente, con incapacidad para mirarnos objetivamente, nos seguimos preocupando por Venezuela y Cuba  porque es el enemigo que  nos han vendido como algo que se asemeja a la guerrilla de las FARC, aunque  Venezuela o Cuba no tengan  nada que ver en lo absoluto con el inicio de este conflicto armado en Colombia.

El proceso fallo, porque el gobierno no medito sobre el hecho de que esta sociedad está enferma y necesita cerrar las heridas que están abiertas desde hace mucho tiempo. Tal vez las audiencias del proceso tenían que ser públicas, además de invitar a la sociedad civil para hacernos entender a todos los colombianos que el proceso era nuestro, no solamente del gobierno.  Teniendo en cuenta que  en Colombia la gente ve al gobierno central como una autoridad externa que no le pertenece, que goza de impunidad y es ineficiente.

 Esta era una oportunidad para que los Colombianos nos desgarráramos las ropas, nos quejáramos no solamente de los hechos causados por las guerrillas sino de lo que hemos hecho todos para seguir aportando fuego a este conflicto.  

''La principal idea de este proceso debió ser de ser pedagogíca y terapeutica , y era mostrarle al país que es posible resolver los problemas dialogando y no a machete''.

Recomendados

  • Emisora-Radio Ciudadana +

  • 'Renacimiento de Colombia pasa por el medioambiente': Wade Davis +

    Por: El Tiempo El antropólogo realiza una investigación sobre el río Magdalena con el proyecto Savia Botánica. Wade Davis nunca Read More
  • Lea por qué elegir a Alexander Durán Peñafiel como el afrodescendiente del año +

    Alexander Durán Peñafiel. Gerente de la ESE Ladera de Cali de 2008 a 2015; convirtió el puesto de salud de Read More
  • Orgullosos por “Malparidos” que somos por nuestro país +

    En un par de días se regó la oleada de mofa por parte de algunos cibernautas, por el triunfo de Read More
  • 1

Escribeme

Comenta sobre nuestro Blog o Articulos.
Estoy de acuerdo con sus terminos y condiciones
Enviando este formulario, usted acepta nuestra politica de privacidad.
powered by fox contact